Dia del libro (Chats, sms y e-mails no valen como libros)

 

 Hoy es el día del libro, y se me ocurre pensar que tal vez debería dársele la relevancia que merece dándole la categoría de festivo, en general. Hombre, si no es posible insertar una nueva fecha en rojo en el calendario, tal vez pudiérase trocar, siendo como son casi todas nuestras festividades de carácter religioso, uno de esos días en que enaltecemos a tan excelsas señoras, las vírgenes, cuyos días no debieran ser uno concreto sino todos los del año, por un día de celebración nacional del libro, y con él de la cultura. Tal vez fuera un buen indicador o palabra clave de nuestra sociedad, aparte del consumismo y la televisión basura, se entiende.

 

 

  Así y todo y como pequeño homenaje, ahí van algunas recomendaciones de amigo (vuestro y de los libros), con un sublime tono humorístico como denominador común. Si es que ya las conocéis, no vayáis a desgranarme el final, que yo no.

 

 

“-¿Quién es usted?

Los dos habíamos formulado al mismo tiempo la pregunta, pero fui yo quien respondió, en parte por cortesía y en parte porque es inútil razonar con las personas de edad.

         Soy el hermano de la señorita Cándida.

         Cándida nunca me dijo que tuviera un hermano- replicó la cacatúa.

         No le gusta alardear. ¿Está en casa?

         ¿Quién?, ¿yo?.

         No, Cándida.

         Ah. ¿Y usted por qué va en paños menores, joven?

         Para una visita familiar opté por un atuendo informal-dije a modo de excusa-. No soy un esclavo de la moda. Ni usted tampoco, señora, a juzgar por la bata astrosa que lleva.” La aventura del tocador de señoras/ Eduardo Mendoza

                                                                                   

 

 

“Ruben Toledano guardaba el aplomo que desquició corazones en los burdeles de la calle Jesús y María, pero tenía una calvicie tan absoluta que su cabeza semejaba un huevo de Pascua; empezó a notar que perdía los cabellos de forma inquietante a los treinta y nueve años; hasta aquel momento se había mantenido con un aspecto de niño que lo diferenciaba de sus vecinos, pues su figura era esbelta y su abdomen liso como una tabla de lavar; la alopecia se inició poco antes del embarazo de Raquel Levita, lo cual no pasó desapercibido para su padre.

 

         A ti te está ocurriendo igual que Sansón pero al revés – le dijo-, sacaste fuerzas al quedarte calvo y se te han concentrado en el cirio.” La parábola de Carmen la Reina/Manuel Talens  

 

 

 

 

“Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, que hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada.”  El guardián entre el centeno/ J.D. Salinger      

       

 

 

“Esta es la historia de cinco años que mi familia y yo pasamos en la isla griega de Corfú. En principio estaba destinada a ser una descripción levemente nostálgica de la historia natural de la isla, pero al introducir a mi familia en las primeras  páginas del libro cometí un grave error. Una vez sobre el papel, procedieron de inmediato a tomar posesión de los restantes capítulos, invitando además a sus amigos. Sólo a través de enormes dificultades y ejercitando considerable astucia, logré reservar aquí y allí alguna página que poder dedicar exclusivamente a los animales.”

 Mi familia y otros animales/Gerald Durrell

  
 

 

 

                                                                                          

    Todo el mundo se tenga, si todo el mundo no confiesa que no hay en el mundo todo doncella más hermosa que la Emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso. […]

 

    Señor caballero, nosotros no conocemos quién sea esa buena señora que    decís; mostrádnosla, que si ella fuere de tanta hermosura como significáis, de buena gana y sin apremio alguno confesaremos la verdad que por parte vuestra nos es pedida.

        

         Si os la mostrara- replicó Don Quijote-, ¿Qué hiciérades vosotros en confesar una verdad tan notoria? La importancia está en que sin verla lo habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender; donde no, conmigo sois en batalla, gente descomunal y soberbia.” 

Don Quijote de la Mancha/Miguel de Cervantes     

 

 

 

 

 

 

“ Hoy día las cosas deben ser promocionadas. No puedes escribir un libro y esperar que el público salga corriendo a comprarlo, a menos que se trate de un clásico. Yo podría escribir un clásico si lo deseara, pero prefiero escribir para la gente sencilla. Cuando paseo por la calle, me importa un bledo si la gente me señala con el dedo y dice: “Míralo, ¡acaba de escribir un clásico!”. No, preferiría que dijeran con admiración:”¡Qué escritor más infame! Pero, ¿qué otro hay que regale un huevo frito y un saco de maíz con cada ejemplar de sus libros?” Groucho y yo/Groucho Marx 

 

 

Nota: No recomiendo los extractos. Recomiendo las novelas enteras.

 

 

      

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s