Sofrito de actualidad

Acabamos de saber que aquel dicho el amor es ciego, tiene una base científica. Sí, porque cuando nos enamoramos perdemos la capacidad de criticar a nuestra pareja, según nos ha explicado la neurobióloga Mara Dierssen, investigadora del Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Casi al mismo tiempo y por ende, uno (que ya venía sospechándolo) ha descubierto entonces, que aquello otro del amor eterno será entonces una figura literaria, o si se prefiere milonga, a tenor de las críticas que ese mismo uno viene recibiendo en su hogar de manera metódica y regular ha ya.    

    En fin, para amor ciego, el que demuestra por el trabajo Luke Pittard, un británico que ganó 1,6 millones de euros en la Lotería Nacional del Reino Unido, y que ha vuelto a trabajar a un McDonald porque echaba de menos a sus colegas.  La pregunta es si Luke era estrambótico ya antes o se convirtió al tocarle la Lotería. Si alguien tiene respuesta a esto, varios cientos de millones de seres humanos que estamos sujetos a los caprichos de la lotería para poder realizar nuestro verdadero proyecto vital, la agradecemos fervientemente de antemano. Si, por favor, no vaya a ser que estemos idealizando demasiado nuestras perspectivas. En cualquier caso,  la vida, a la que solemos  tildar – acaso a  la ligera- de injusta, tiene claros mecanismos de compensación, o por lo menos según parece los tiene para los ciudadanos británicos, pues mientras Mr. Pittard va a ganar por hora 7,5 euros al volver a trabajar a su antiguo empleo en el restaurante, Mr. Beckham, al que no le ha tocado nunca la lotería, gana 16.764 euros por minuto jugado (este último dato aunque pudiera o pudiere parecerlo no es figurativo).     

    Entretanto, en Japón, en unos pocos días empezaran a comercializar lápidas con códigos de barras. No quiere esto decir que se vaya a poder pasar por las cajas de los supermercados con lápidas, no. Ishinokoe, la empresa japonesa que ha tenido esta idea, pretende que los japoneses puedan seguir recordando a sus seres queridos fallecidos mediante sus teléfonos móviles, con los que podrán escanear tumbas con códigos de barras, a través de las cuales verán fotos y otro tipo de información sobre los difuntos. De cuando estaban en vida, se entiende.    

   Cambiando de tema, podría haber alguna novedad entorno a la noticia conocida estos días atrás sobre los buitres que inusualmente atacan al ganado vivo en la Sierra Norte de Guadalajara. Podrían existir algunos indicios de que estos animales habrían presenciado, previamente, alguna emisión televisiva determinada en el televisor portátil de algún campista estacionado en la zona.     

   Y si hablamos de actualidad, no podemos dejar de subrayar – por pura estrategia semántica- que el “lo que quiera que sea” Chiki Chiki, sigue siendo ciertamente relevante en nuestra actualidad, adquiriendo una trascendencia que está llegando a superar incluso a las de Paquirrín, Belén Esteban o ese discretísimo periodista que ya no se ajunta con su majestad el rey.  En este punto sería necesario leer a Elenaword en LA ONU PIDE AYUDA URGENTE.

   ¿Y de la aparición de una botella con mensaje tras más de dos décadas flotando en el océano Pacífico, que me dicen?. Que cosas ¿verdad?. Pero lo mejor de todo es que la encontró un cazador de osos llamado Merle Brandell, quien se lanzó a localizar a la autora, una niña llamada Emily Hawung. La cuestión es que la investigación se le complicó al hombre, que tenía que estar cazando osos, y allí le tenías al pobre, buscando a la niñita, quien tras ser encontrada al final, de pura casualidad porque ni siquiera conservaba el mismo nombre, lo primero que declaró es que juraba no tener nada que ver con ninguna botella. Claro, el episodio ese de Sensación de Vivir uséase Beverly Hills 90210, en el que entre varios muchachos se beben un benjamín de champán y tienen que ingresar en alcohólicos anónimos, marcó mucho a la generación de Emily Hawung (ahora Emily Shihv). En cualquier caso estas cosas sólo ocurren en América, ¿no creen? Que tierno. De aquí sale o película o cuento. Yo de momento corro a registrar el dominio la niñita, la botella y el cazador de osos.com y quien sabe, tal vez no tenga que seguir esperando a que me toque la lotería.    

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s